miércoles, 14 de octubre de 2009

Renuncia de amor: Cayo Valerio Catulo.



Gaius Valerius Catulus fue un importante poeta nacido en Italia (87 a.C - 57 a.C.).
Fue el principal representante de la corriente literaria de los poetas "poetae novi o neoteroi", términos que Cicerón empleó despectivamente para referirse a poetas influenciados por los griegos.Vivió en Roma siguiendo a su amor Clodia, esposa del gobernador de Galia, Metelo.
Clodia era una mujer muy bella que inspiró a Catulo una violenta pasión y un amargo desengaño, acerca del cual escribe en muchos de sus versos bajo el pseudónimo de Lesbia.
Los poemas de Catulo pueden clasificarse en varios grupos, según su intención: mitológicos, satíricos y líricos.(La mayoría de ellos poseen un carácter autobiográfico.) Catulo se revela como un maestro tanto para la expresión de los mas íntimos sentimientos, como para la terminología mas grosera.


Aquí dejo un famoso poema de Catulo, sacado del libro "Clásicos de Grecia y Roma". Su nombre es Renuncia de amor (CARMINA CATVLLI VIII) y en él nos habla del desengaño amoroso y la actitud para conservar la dignidad. En mi opinión, bastante bueno.



Renuncia de amor.

¡Desgraciado Catulo, deja de hacer tonterías,
y lo que ves perdido dalo por perdido!
Brillaron una vez para ti soles luminosos,
cuando ibas a donde te llevaba tu amada,
querida por ti como no lo será ninguna.
Entonces se secedían escenas divertidas,
que tú buscabas y tu amada no rehusaba.
Brillaron de verdad para ti soles luminosos.
Ahora ella ya no quiere; tú, no seas débil, tampoco,
ni sigas sus pasos ni vivas desgraciado,
sino endurece tu corazón y manténte firme.
¡Adiós amor! Ya Catulo se mantiene firme;
ya no te cortejaré ni te buscaré contra tu voluntad.
Pero tú lo sentirás, cuando nadie te corteje.
¡Malvada, ay de ti! ¡Qué vida te espera!
¿Quién se te acercará ahora? ¿Quién te verá hermosa?
¿De quién te enamorarás? ¿De quién se dirá que eres?








1 comentario:

  1. Me ha encantado el post y tu blog. Un saludo muy afectuoso de otro amante del latín y el mundo clásico!

    ResponderEliminar