miércoles, 18 de noviembre de 2009

Las vías romanas.



1. Construcción de una vía romana:

Algunos de los restos mejor conservados de la Antigua Roma se encuentran en las calzadas romanas. Éstas reciben en latín el nombre de viae, asignándoles a cada una de ellas el nombre del magistrado que propuso o se encargó de su construcción. Las calzadas eran elementos clave para el desarrollo del Imperio, ya que facilitaron tanto el transporte de mercancías como el avance de las legiones romanas. Los romanos llegaron a disponer de 85.000 km. De calzadas, que recorrían el Imperio de norte a sur y de este a oeste.

Se realizaban sobre caminos ya existentes, sobre senderos y caminos de tierra, y requerían un gran trabajo: drenaje, excavación, aplanamiento, empedrado, etc. Para la construcción de una vía, en primer lugar se definía el trazado y se marcaban dos surcos paralelos separados a dos o dos metros y medio; se excavaba el espacio entre los surcos y se llenaba el hueco con cuatro capas de distintos materiales, siendo el último de ellos el pavimento.

-Pavimento o stratumen (de donde deriva en castellano el término estrato). Su superficie estaba formada por losas ligeramente ovaladas, de tamaño mediano.

-Nucleus: estaba formado por arena y cal mezclada con cantos rodados y todo ello prensado.

-Rudo: formado por cascajos (arena y grava mezclada con mortero) sobre los cimientos.

-Statumen: cimientos bases que dependían del tipo de tierra en la que se construyese.


Las vías romanas solían tener entre cuatro y seis metros de ancho, aunque en los accesos a Roma las calzadas tenían 12 metros de ancho con un tercio de esta superficie dedicada a aceras. A cada mil pasos había unos monolitos macizos de forma cilíndrica y de unos dos metros de altura llamados miliarios. En ellos estaba expresada la distancia entre aquel punto y el de partida o llegada de la vía.

2. Principales vías del Imperio.

Entre las principales vías del Imperio Romano destacan:

· Vía Salaria: comunicaba Roma y la región de los sabinos (de ahí su nombre)

· Vía Latina: transcurría desde Italia hasta el sur de Capua.

· Vía Apia: construída en el año 312 a.C. Recorría el sur de Italia, Capua y Brindisi.Su longitud era de 495 km.

· Via Flaminia: construída hacia el 220 a.C. Recorre las regiones de Umbría y Rímini, unos 314 km.

· Vía Aurelia: se contruyó en el 241 a.C por la costa del Tirreno hasta Génova. Posee 220 km.

· Via Cassia: recorre Etruria (cerca de Florencia)

· Via Aemilia: construída hacia el 187 a.C, recorre desde Ariminum hasta Piacenza en 249 km.

· Vía Annia: desde Capua hasta Regio (estrecho de Mesina, Sicilia).

· Vía Valeria: desde Mesina (Sicilia) hasta Palermo

3. Principales Vías de Hispania:

Las principales vías en la Hispania eran:

-La Vía Hercúlea o Augusta: enlazaba Roma con la Galia, el eje Mediterráneo, los valles del Ebro y del Guadalquivir, llegando hasta Gades. La Vía Augusta es la calzada romana más larga de toda la Península Ibérica, con un recorrido total aproximado de 1.500 kilómetros desde los Pirineos hasta Cádiz. Pueden observarse aún hoy algunos restos de la propia calzada y vestigios de mansiones, puentes, etc. El tramo mejor conservado se encuentra en Castellón, entre Cabanes y la Pobla Tornesa, que comprende unos ocho km, todos ellos con seis metros de anchura, la distancia justa para que dos carruajes pudiesen cruzarse en direcciones contrarias, sin tener que aminorar la velocidad, este tramo se encuentra perfectamente enlosado.

-La Vía de la Plata: comprende desde Astorga hasta Emerita Augusta, era un antiguo camino que los romanos perfeccionaron y adecuaron para el trafico de mercancías y personas; construyendo así la famosa Vía de la Plata. Salía de Mérida por el puente del río Albarregas, pasando entre otros municipios, por Aljucén, Cáceres, Baños de Montemayor, Salamanca, Benavente, la Bañeza y llegaba a Astorga. Su nombre actual es de origen árabe, cuando estos invadieron la península, S. VIII, la calzada se encontraba en buen estado y el camino estaba empedrado. Siguió en uso y en buen estado hasta el reinado de los Reyes Católicos. Actualmente la nacional N-630 sigue el trazado de la antigua vía romana.

-La Vía del Norte: Unía Tarraco con la Vía de la Plata a través de Ilerda, Cesaraugusta, Numantia y Clunia.

-La Vía del Atlántico: Se iniciaba en Lucus Augusta y recorría el frente atlántico luso hasta Onuva.

-La Vía Meseteña: Unía el norte hispano con la Vía Augusta.

- La Vía XVII de Braga: (Bracara Augusta ) a Astorga ( Asturica Augusta ), la ruta más directa que pasaba a través de Chaves.

- La Vía Nova de Braga: (Bracara Augusta) a Astorga (Asturica Augusta).

- La Vía XIX Braga: (Bracara Augusta) Astorga ( Asturica Augusta ), ruta diferente de la vía XVIII.

- La Vía XX Braga: (Bracara Augusta) Astorga ( Asturica Augusta ), por la vía marítima ; esta vía de la costa llega hasta Brigantium ( La Coruña ); a partir de Lugo, se incorporaba a la vía XIX para llegar a Astorga.

- La Vía Lusitanorum: En el Algarve Baesuris, Balsa, Ossonoba ( Faro ), Milreu, Cerro da Vila, Lacobriga ( Portugal ).

Las vías romanas - Watch more Videos at Vodpod.


4. La vía de la Plata:

Su nombre se debe, a una evolución popular por una confusión fonética. En época de andalusí, esta ruta se la denominó al-Balat (El Camino. Esa pronunciación llevó a que la gente transfiriera el sonido al del preciado metal, y de ahí que comenzara a denominarla Vía de la Plata. Otra hipótesis sobre el nombre es que pudiera proceder de un tardío "Vía Delapidata"

Las conquistas romanas, de la zona Bética y de Lusitania empujaron al imperio a la construcción de calzadas que permitieran una mejor comunicación. Así nacería el itinerario que unía Augusta Emerita (Mérida) con Asturica Augusta (Astorga) hacia el norte y con Hispalis (Sevilla) hacia el sur.

La construcción de esta calzada romana supuso la edificación de las paradas conocidas como mansio, situadas a 25 millas romanas (unos 35km) unas de otras a todo lo largo del camino. El trayecto estaba marcado con hitos de piedra llamados miliarios, muchos de los cuales se pueden ver aún en el recorrido.

Además de los usos típicos de una vía, la Vía de la Plata tuvo diversos fines: desde la Edad Media y tras la aparición de la tumba del Apóstol Santiago, fue utilizada por los cristianos que peregrinaban hasta Santiago de Compostela. A partir del siglo XIII la Mesta la empleó la trashumancia de los rebaños que buscaban los pastos del sur en invierno. A principios del siglo XIX, la Vía de la Plata fue utilizada en su invasión por los franceses. En la actualidad, la Vía de la Plata vuelve a recuperar su protagonismo y se convierte en una opción cultural y turística para aquellos que deseen recorrer este camino

Diversas fuentes escritas describen el recorrido de esta Vía (Iter ab Emerita Asturicam), que partía de Emérita-Augusta (Mérida), capital de la provincia Lusitania, para finalizar en Astúrica-Augusta (Astorga) capital del Conventus Asturum y una de las principales ciudades de la provincia Tarraconense. En su camino atravesaba diversos núcleos como Bedunia (San Martín de Torres), Brigeco, alrededores de Zamora, Salmantica (Salamanca), Cáparra (Cáceres), etc.